Principios pedagógicos de Folio

La propuesta del modelo pedagógico de Folio se basa en los principios de learning-centered y community-centered. Ofrece un espacio en el que el individuo, la comunidad, el entorno de aprendizaje y el mundo profesional convergen para crear sinergias y potenciar la expansión, el desarrollo y el empoderamiento de los aprendientes.

 

Para impulsar un modelo realmente centrado en el estudiante y en sus necesidades es importante ofrecer un espacio de aprendizaje abierto, flexible y adaptable en consonancia con la metodología de la UOC, en el que el individuo pueda crear una identidad propia como estudiante y profesional desde la que comunicarse, expresarse e interaccionar con su entorno de aprendizaje para crear los nodos necesarios para conectar los aspectos culturales, sociales, afectivos y cognitivos. En este espacio, la vertiente social debería ser el canal de flujo de conocimiento y de sinergias personales, académicas y profesionales. El modelo, por tanto, se desarrolla alrededor de cinco ejes principales:

  • Proceso centrado en el aprendizaje
  • Aprendizaje en comunidad
  • Interacción
  • Presencia y navegación social
  • Evaluación continua formal e informal

1. Proceso centrado en el aprendizaje

El modelo pedagógico sitúa al estudiante en el centro, pero no se olvida del concepto de learner-centered. Siguiendo la visión de Anderson (2008), se apuesta por un principio learning-centered en el que el individuo continúa siendo el eje pero como parte activa y responsable del proceso de aprendizaje. El estudiante  tiene la libertad, la información, el apoyo y las herramientas necesarias para desarrollarse como aprendiente.

2. Aprendizaje en comunidad

Folio ofrece un espacio físico, aunque virtual, donde los estudiantes pueden crear su identidad en línea, ser visibles y visualizar a los otros miembros de la comunidad de aprendientes de la UOC. De esta manera, se favorece el desarrollo de vínculos entre estudiantes y se refuerza el concepto de comunidad, que permite el aprendizaje colaborativo. Al mismo tiempo, se respeta la libertad e independencia de los alumnos para autogestionar su propio tiempo de estudio del aprendizaje a distancia.

3. Interacción y aprendizaje en línea

La interacción es fundamental para la creación de una comunidad de aprendientes. Como Lipman (1991) y Wenger (2001) defienden, entre otros teóricos de los roles de la comunidad en el aprendizaje, la red permite interacciones en distintas modalidades. Las modalidades de interacción más ricas (síncronas) no permiten niveles altos de independencia. Folio ofrece al estudiante un medio de comunicación e interacción asíncrono pero que le permita expresarse de forma personalizada y abierta combinando los medios textuales, visuales y audiovisuales: recibir y dar retroalimentación y establecer diálogos para favorecer el aprendizaje y materializar el concepto de comunidad de aprendientes.

4. Presencia y navegación social

Folio permite y favorece la navegación social de los alumnos. La navegación social representa el hecho de ser consciente de lo que otras personas realizan como guía primaria de las acciones que realiza uno mismo, es decir, actuar basándose en las actuaciones de otros miembros de la comunidad. La investigación sobre la navegación social ha demostrado que las persona se mueven en los espacios en línea de acuerdo con lo que otras personas han hecho o buscado (Dourish y Bellotti, 1992; Gutwin y Greenberg, 1996, 1998).

5. Evaluación continua formal e informal

La herramienta está preparada para incorporar los sistemas de evaluación que permiten el retorno personalizado del personal docente y otros estudiantes mediante debates y comentarios (evaluación informal) o mensajes privados de los docentes (evaluación formal). Por lo tanto, Folio se convierte en una herramienta que favorece y facilita la evaluación.

La mejora de las posibilidades de interacción de estudiantes y profesores mediante el porfolio permite aumentar las oportunidades de evaluación formativa. A su vez, al estar basado en el aprendizaje en línea en comunidad y en espacios profesionales reales, el entorno permite crear actividades evaluables entre pares y favorece la navegación social y el aprendizaje; también alivia el trabajo de evaluación tradicional del personal docente. Los propios estudiantes pueden documentar y evaluar su aprendizaje de forma individual o en grupo. Los estudiantes forman parte de la comunidad de aprendientes y, mediante Folio, se convierten en agentes que facilitan, ayudan y evalúan de manera informal a sus compañeros, lo que potencia el aprendizaje horizontal y rizomático y descentraliza la figura de los consultores.

 

 

 

 

Bibliografia

Anderson, T. (2008). The Theory and Practice of Online Learning (2.ª ed.). Edmonton: AU Press, Athabasca University.

Dourish, P.; Bellotti, V. (1992). «Awareness and Coordination in Shared Workspaces».​Proceedings of the ACM CSCW’92 Conference on Computer Supported Cooperative Work ​(págs. 107-113). Nueva York, NY: Association for Computing Machinery.

Gutwin, C.; Greenberg, S. (1996). «Workspace Awareness for Groupware». ​Common Ground: CHI’96 Conference Companion ​(págs. 208-209). Vancouver.

Gutwin, C.; Greenberg, S. (1998). «Designing for Individuals, Design for Groups: Tradeoffs between Power and Workspace Awareness». ​Proceedings of the ACM CSCW’92 Conference on Computer Supported Cooperative Work (​págs. 107-113). Nueva York, NY: Association for Computing Machinery.

Laffey, J.; Lin, G.; Lin, Y. (2006). «Assessing Social Ability in Online Learning Environments». Journal of Interactive Learning Research (vol. 17, n.º 2, págs. 166-173).

Learning from Media: Arguments, Analysis, and Evidence (págs. 137-178). Greenwich, CT: Information Age Publishing Inc.

Lipman, M. (1991).​ Thinking in Education.​ Cambridge: Cambridge University Press.

Wenger, E. (2001). Supporting Communities of Practice: A Survey of Community-Orientated Technologies (1.3.ª ed.). <http://www.ewenger.com/tech>.